Buscar

MUSAS DISIDENTES

La poesía es mi último cartucho.

ELLA LLEGÓ Y LUNÓ

– Querida posteridad, no mires ahora. Paso la yema del dedo anular derecho con cuidado, por encima de las letras del póster, un linograbado en papel con peso propio. Le estoy buscando sitio en el cuarto donde escribo. Es también la habitación preferida de la gata. Desde hace un rato observa desconfiada, no sabe si Macky va a volver o si el ciclo sigue y habrá que esperar a otras lunas. – 

A la pelirroja le gusta el té negro sin regustos extraños. Desayunamos tostadas con tomate, aceite de oliva y aguacate. La piel aún está dormida y hablamos despacio, comparamos las secuencias de sangre cuidadosamente marcadas en nuestras agendas, lavamos los platos, cogemos fuerzas para recorrer todas las playas. 

La llevo por calles de casitas viejas que aguantan como pueden la sombra del astillero y fotografiamos carteles de tipografías fascinantes y ventanales de telarañas compactas casi fósil. En el camino, cede el calzado, el sol se envalentona y tritura las aceras, cansadas ya, a esas horas de aperitivo y olivas y sartencitas con gulas y langostinos.

Una pausa autoimpuesta para compartir bebidas espirituosas en bares de señores de los de antes donde nos contamos historias de un aquél que fue o está siendo. Y en la tarde ya la poesía y tanta gente y el mapa de Sótano y Fumanchú en la muñeca.

El transporte urbano nos devuelve al principio.

Una gata nos está esperando sobre el butacón rojo.


PRESENTACIÓN DE CIUDAD DORMITORIO, JOSÉ LIÑÁN NAVARRO.

Ahí fuera, en alguna

parte, en todas,
ensayos de cadáver
se arrastran hacia la mañana
en la estela de otra
noche vacía.


Roger Wolfe

Algunos leerán este libro y pensarán en realismo urbano. Yo, sinceramente, prefiero hablar de denuncia conmovedora: Así que este era vuestro plan: /expulsar al extrarradio/ los sueños, /las quimeras.



José Liñán Navarro convierte el plano urbano en sujeto y objeto a través de un lenguaje desprovisto de afectación mientras sitúa en primera línea nuestra incapacidad para mostrar empatía, nuestra opacidad de ciudadanos casi inertes, los felices depositarios de una herencia cruel. El arte de la aglomeración puede provocar efectos inesperados.



La ciudad no es solo hormigón, es una herida abierta que divide a las personas. Y ese hormigón que invade con total impunidad las aberturas verdes, también llena de alquitrán nuestras conciencias hasta empañar la lucidez. Integrar la percepción subjetiva de su polaridad, con cierto humor, incluso, en la narración de flujos humanos plagados de identidades dispares y, a su vez, convertir todo ello en una crónica sincera, exige un equilibrio difícil de mantener en un poemario. Parece ser que en este caso eso no ha sido obstáculo.



La vida por inercia, la marginalidad, los espacios de tránsito como símil: Hay una red de Cercanías/
en la que si vienes de un lado asfixia / y si vienes del otro, alivia. Estos versos tienen todo de nosotros y de la música que escuchábamos antes de convertirnos en muñecos de cuerda que aman a pesar de los desplantes y la indiferencia. Quién puede juzgar nuestras estrategias de supervivencia emocional más duramente que nosotras mismas? Cómo gestionar los afectos no correspondidos porque Ahora que esta extraña adicción /con la que conservo mis actos envasados al vacío/ comienza a remitir, y me acostumbro al juego de los puzles/ sin sufrir al principio ni preguntar después,/ sigo estremeciéndome al revivir aquella noche.


De ese elixir que nunca se acaba y que nos hace extrañas en entornos conocidos, hemos bebido muchas. No somos infalibles y Liñán lo reconoce : descubre el hastío que a veces nos supera “aquí ya no hay asco”  pero deja sitio siempre a la luz en las calles, las de todas sus ciudades, las nuestras o las estrechas del Albaicín, la luz en los bares de Pedro Antonio, Elvira o el Raval.

Toda mudanza es terreno abonado escribe él. Aprendamos de nuestras cargas antes de soltarlas y sigamos extraviándonos en este absurdo trajín de caos:


Que todo quede sin capacidad /de interpretación alguna.



Laura Fjäder. Xixón. Xunu, 2017

 

A PROPÓSITO DE YEBRA. Otra lengua extinta. Suburbia, 2017

La mayoría de los escritores de este país llevan como mínimo cien años de retraso con respecto a los tiempos. Y no es que esto sea una carrera, ni que en arte haya realmente «progreso», puesto que no lo hay; pero yo creo que el escritor debe ser ante todo un hijo de su tiempo.

– Roger Wolfe.



Otra lengua extinta, número nueve de la colección Malas Tierras de Suburbia y prologado por Nayar Crespo Sánchez, son tres libros con los textos rugosos de uno de los quince degenerados salvajes, el viajero del fondo del Alsa, el profesor que todos hubiéramos querido. José Yebra nos pone delante de las narices una reflexión crítica sobre el entorno y las realidades mientras muestra su posicionamiento político que es, por tanto, vital, sus propias contradicciones y su indignación.









Hay en estos poemas un olor que me golpea y me agarra por el cuello para hacerme recordar que ayer éramos jóvenes. Es el olor a humo y cerveza derramada que el friegasuelos no lograba disfrazar cuando entraba la primera en el mismo bar que había cerrado apenas unas horas antes. Todo es diferente a la luz del día. Yebra lo sabe éramos muy jóvenes / éramos muy punkis / pero sólo a media jornada / lista para la expansión “




Conoce como nadie las lenguas perdidas con el mensaje de las grúas y aquí, en estas páginas deja migas para quien se atreva a hacer de autoestopista: ventanas abiertas / que forman mapas / de países inventados”



No es grato el oficio de cronista, no es fácil escarbar en la heridas y ofrecer intimidades en formato word. Cacabelos, bocatas de chorizo, ludópatas amables, columpios de barrio, las hermanas Clark, y por detrás, sonando, cualquier tema de The Clash o Joy Division, porque la música también es marco referente para Yebra.




Imágenes de archivo vía Facebook



Si no habéis tenido oportunidad de sentaros a su lado en ese autobús que durante años cogió cada día para ir a clase, leedle ahora. Godless Dios os guiará hacia la extinción de la forma más cardiosaludable.



Dice Jose : El suelo nos sostiene / porque simplemente / no encuentra / nada mejor / que hacer.

Nosotras, aquí, esta tarde, tenemos un buen plan.



Laura Fjäder. Gijón, Mayo 2017. 


Book trailer:

PRESENTACIÓN LA MUSA QUE ARAÑA de TAMARA CAMINO.

Dice Erica Jong:

Se nos hacía sentir que la poesía era un terreno exclusivo para las que no tenían hijos. Y las mujeres habían nacido para ser una de dos: musas o madres.
Algunas poetas que tienen que lidiar con estas paradojas llegaron a dar su vida por ello. La poesía es un arte peligroso para la mujer.


Y Tamara escribe, casi contestando a una autoridad externa, impuesta, que no reconoce como tal:

Te confundes,/ no soy musa / yo soy una poeta más.


Tamara recitó en la Jam, en este espacio permeable y horizontal. Tamara vino, arañó y se quedó. Con la humildad de quien no necesita ruidos sobrantes para adornar las palabras, recoge lo terrible y lo expone, reflexiona sobre su propio dolor, lo interioriza y nos lo muestra: he llegado a la conclusión de que el amor es sádico.


He pensado al leerla en mi propio yo a sus años, en como sentía las crudezas. Cómo nos sobreponemos a las crueldades que, a veces en dosis pequeñas y otras mostrando toda su oscuridad, nos erosionan con terrible perseverancia? Cómo hacemos para perdonar, para perdonarnos, para sobrevivir a la adolescencia en un entorno sobresaturado de estímulos, de machismo atroz, de violencia normalizada?





Tamara no ha evitado los obstáculos, los ha enfrentado, ha aprendido a mirar por encima de los muros de piedra negra y a caminar segura asumiendo sus contradicciones: De noche / la loba / se asoma,/ en coche/me toma.


Imagina ella un mundo sin cinco balas, con Lennon, y le desea toda la suerte del mundo a un artista callejero con el que solo se ha cruzado un segundo. Casi el mismo segmento temporal que ha durado este o aquel amor fallido – un bajón de oxitocina – . ,casi el mismo segmento temporal que ha tardado en escribirlo, liberando peso en cada trazo: qué bonita es la vida amando a mi antojo.


En este tejido bello de sus palabras hace hueco para lo cotidiano de las relaciones humanas, las suyas, las nuestras, las de otras; para el niño acosado en el colegio que se esconde durante los recreos, para madres, hijas, abuelos; para poner sus mejores deseos frente la atrocidad; para el recuerdo de las amadas – mis caricias están dispuestas / a llevarte a Wonderland, Alicia y de los más buscados – wanted lovers-: aunque nos traten de escoria,/ nadie nunca nos detendrá.


Y entonces Dalí, Gloria, Dante, Bonnie que Clyde. Entonces, una chica frente a un ordenador en una ventana, un río que todo se lo lleva. Ocurre la vida y Tamara lo cuenta, trascendiendo el binario heteronormativo y su discurso nefasto, reclamando su propio espacio para gritar: Aún no sabes que araño,/ que ataco con versos al rebaño.


Recontemos nuestras historias, ahora: por vuestra tristeza y por la nuestra (Doctor Deseo)



L. Fjäder. Xixón, mayo 2017

PRESENTACIÓN de GALERNA, de NAYAR CRESPO SÁNCHEZ (Lumen Rosetta Ed,2017)

Dice Laura Casielles:

Y la palabra es / como un juego de niños:/ cuando llega a tus manos hay que abrazarla fuerte /y escaparse corriendo del enemigo./Y,  luego, lanzarla a quien sepa / guardarla mejor /A quien corra más.




Y dice Nayar:

Para mí escribir es deporte de riesgo.




Yo lo comparto. Exponerse a las demás, como lo hacen los gatos cuando ofrecen su vientre al sol, sin saber si alguien va a acariciarles o a rajarlos en canal, es siempre una apuesta personal. Y Nayar tiene mucho de gato.


No esperéis encontrar aquí las palabras pretenciosas de un malditismo fingido, o las poses de un buscador de followers de Instagram. No os acerquéis a sus palabras buscando rima fácil de carpeta de bachiller o resquicios  de plagio, de esos que hoy tanto abundan entre retuits y fav de las sentencias en formato todovale que se quedan en nada a la semana de su publicación.

Un niño que no encuentra el modo adecuado de atarse los cordones, el adolescente que recuerda afectos y dolores, el adulto que incorpora a su relato el diagnóstico y el luto pero también la belleza de las fracturas como esas piezas de cerámica japonesas.


Kintsugui, escribe él, y yo confieso que he sonreído al leerle porque he recitado mil veces un poema propio, kintsukuroi, que habla de lo mismo.

Alicia, escribe él, y mi sonrisa se mantiene porque yo también tengo una Alicia. La suya no necesita ninguna madriguera, la mía vive en El País De Los Cuerdos. Ninguna, os lo aseguro, da cuerda a su reloj.






Él, Nayar, ha recorrido un camino para nada imaginario, que atraviesa kilómetros de páramos haciendo paradas breves pero necesarias para tomar aliento, beber algo, recuperar fuerzas y seguir escribiendo. Ha recogido todo lo que otras dejarían en un sótano y lo ha convertido en tecnología poética propia y distintiva. Como en aquella canción de Tom Waits sobre una bicicleta rota que decía : alguien debería tener un orfanato para todas esas cosas que nadie quiere ya. Sin embargo, sin ellas seríamos sombras irreales que caminan como autómatas y quienes amamos la palabra no entendemos la escritura sin asumir nuestra propia dualidad, esos diablos que como Nayar, saben más por diablos que por viejo.



Supongo que algunas os habréis preguntando por qué este formato, por qué Mapoema. Y yo os digo, por qué no. Hay rutas secundarias, poco señalizadas. Son esas que muchas disfrutamos porque creemos en el ritmo atípico de una cadencia distinta. Rutas como la que aquí está dibujada. Hacedle caso, a él, no a mí, por si estáis pensando que el afecto pudiera condicionarme. Hacedle caso cuando escribe que las cicatrices no son en ningún caso motivo de vergüenza y que jamás nos quitarán las ganas de volar.

Y ahora sí: como dicen Doctor Deseo: por vuestra tristeza y por la nuestra.




Laura Fjäder. Librería La Buena Letra. Gijón, abril 2017


MUYERES FEST. Menstruosity en Teatro Íntimo

Menstruosity: la acreditación del cuerpo , es una cápsula CuerpoVoz (poesía) del proyecto Musas Disidentes, que incorpora visuales, elementos escénicos y textos inéditos en su mayoría. Este sábado, dentro de las propuestas de Teatro Íntimo (Muyeres Fest) lo estreno por primera vez en dos pases 12:45 h. y 13:15h. en La Fábrica de la Vega, Oviedo. El aforo es limitado y es necesario inscribirse en la página de Oviedo Participa (info en cartel)

~ Ladran los podencos mientras sangro, cebando jilgueros, amamantando la tierra de las forzadas al sueño.

Feminismo a la altura de sus tacones | L. Fjäder. Tribuna Feminista

http://www.tribunafeminista.org/2017/02/feminismo-a-la-altura-de-sus-tacones/

Por qué los tacones del presentador de la pasada gala de los Goya (y el presentador a raíz de todo ello) es lo que nos ocupa y no el chal de Cuca Escribano reivindicando más papeles para las actrices?

La clave: apoyar sin solapar.

(Imagen de archivo vía rrss. Desconozco su autoría. )

(…) Si están preparando una arenga sobre el humor, permítanme comentarles que Ellen Degeneres lo hace muy bien, quelas feministas sabemos reírnos de nuestra falibilidad y al contrario de lo que podría pensarse, incluso nos cuestionamos y muchas llevamos tacones.

Lo que tenemos aquí es que, una vez más, la intención es buena pero fallan las formas.

(Imagen de archivo)

La doncella venenosa y el tabú de la sangre menstrual |L. Fjäder.Tribuna Feminista

http://www.tribunafeminista.org/2017/01/la-doncella-venenosa-y-el-tabu-de-la-sangre-menstrual/



La difusión de cánones patriarcales a través del lenguaje, el mito y la literatura. III

(..) tradiciones como la hebrea o la cristiana le otorgan la categoría de monstruo insaciable que recoge los pecados de aquellas que la precedieron: Eva, Lilith, Salomé, Judith, Dalila, María Magdalena… Portadora por siempre del estigma, la mujer es definida en términos opuestos a la moralidad como un animal de naturaleza incontrolable e imperfecta.



(imagen de archivo)

La publicidad convierte el menstruo en suerte de líquido azul semejante a un producto suavizante con olor a flores del bosque y se boicotea el uso de productos respetuosos con el medio ambiente y nuestro cuerpo, como las copas menstruales.


(Imagen correspondiente al proceso de secado de sangre menstrual, previo a la manipulación de materiales y montaje en diferentes soportes. Proyecto Musas Disidentes. Fase I. Laura Fjäder)

El mito de la Mujer Serpiente: la quintaesencia del mal. Melusina y Medusa Gorgona | L. Fjäder.Tribuna Feminista

http://www.tribunafeminista.org/2016/12/el-mito-de-la-mujer-serpiente-la-quintaesencia-del-mal-melusina-y-medusa-gorgona/

En el link, el segundo artículo de la serie con la que comencé mi andadura en Tribuna Feminista. El desdoblamiento de El Otro Femenino, el miedo patriarcal a la alteridad, Medusa Gorgona y Melusina. 

 Medusa recibe el castigo de su propia violación y sus cabellos, imagen simbólica de deseo sexual, son transformados en serpientes. Es el mito androcéntrico por excelencia.



El monstruo melusínico encarna el miedo patriarcal a la alteridad.

Es hermosa, terrible y trágica, el Hada Melusina, inhumana a fin de cuentas. su sinuoso músculo batiendo el líquido elemento en mil diamantes, alzando espumas, agitando velos de agua pesante en el aire estancado. La esposa de piel blanca, tracería de venas azuladas sobre nieve..Y él la mira y es ciego a la hermosura de escama argéntea, aleta pavonada. Quizá el toque más sorprendente sea que la serpiente o pez sea HERMOSA.

A.S. BYATT

Nota: Posesión, de A. S. Byatt es una maravilla y recomiendo absolutamente su lectura.

Más bibliografía y fuentes consultadas, en el artículo.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑